Coloquio de los perros The Dialogue of the Dogs (Spanish by Miguel de Cervantes

By Miguel de Cervantes

Una de las piezas destacadas de las Novelas ejemplares: el mejor camino para acercarse a l. a. obra de Cervantes.

Cipión, perro culto y prudente, y Berganza, juguetón y dicharachero, sufren un hechizo y se transforman en humanos. Berganza habla y habla durante toda los angeles noche contándole sus peripecias a su amigo Cipión; quien no deja de recordarle valores como l. a. bondad, el amor y los angeles amistad.

Con un castellano coloquial, fresco y dinámico, El coloquio de los perros sigue mostrando que los distintos tipos humanos, las virtudes y los defectos, apenas han cambiado con el paso de los siglos.

Los lectores han dicho...
«No hace falta comentar nada de una novela ejemplar de Cervantes.»

«Es un libro unique y ameno de leer. A pesar de los angeles época en los angeles que fue escrito, l. a. temática sigue estando de actualidad.»

Show description

Read Online or Download Coloquio de los perros The Dialogue of the Dogs (Spanish Edition) PDF

Similar literature & fiction books

Shadow Puppets (Ender, Book 7)

A Sequel to the recent York occasions Bestselling Enders's ShadowBestselling writer Orson Scott Card brings to existence a brand new bankruptcy within the saga of Ender's Earth. Earth and its society has been replaced irrevocably within the aftermath of Ender Wiggin's victory over the Formics--the team spirit enforced upon the warring international locations through an alien enemy has shattered.

Judgment Hill

A outstanding and complicated portrait of a land and its humans in transition.

Introduction to Greek Metre

This abridged model of the author's e-book "Greek Metre" will supply scholars with a extra simply approachable and digestible advent to the topic. the reasons of simple issues were simplified, and extra examples were incorporated to demonstrate the commoner metres. Readership: tuition and college classics lecturers and scholars.

Additional resources for Coloquio de los perros The Dialogue of the Dogs (Spanish Edition)

Sample text

Sí, que no todos como prenden sueltan, y son jueces y abogados cuando quieren. -«Más alto picaba mi amo; otro camino era el suyo; presumía de valiente y de hacer prisiones famosas; sustentaba la valentía sin peligro de su persona, pero a costa de su bolsa. Un día acometió en la Puerta de Jerez él solo a seis famosos rufianes, sin que yo le pudiese ayudar en nada, porque llevaba con un freno de cordel impedida la boca (que así me traía de día, y de noche me le quitaba). Quedé maravillado de ver su atrevimiento, su brío y su denuedo; así se entraba y salía por las seis espadas de los rufos como si fueran varas de mimbre; era cosa maravillosa ver la ligereza con que acometía, las estocadas que tiraba, los reparos, la cuenta, el ojo alerta porque no le tomasen las espaldas.

Pues ¿quién lo duda? La razón está clara, pues cuando en tiempo de los romanos hablaban todos latín, como lengua materna suya, algún majadero habría entre ellos, a quien no escusaría el hablar latín dejar de ser necio. -Para saber callar en romance y hablar en latín, discreción es menester, hermano Berganza. -Así es, porque también se puede decir una necedad en latín como en romance, y yo he visto letrados tontos, y gramáticos pesados, y romancistas vareteados con sus listas de latín, que con mucha facilidad pueden enfadar al mundo, no una sino muchas veces.

Ella decía que 48 el bretón estaba borracho y que debía de mentir en lo del dinero. En efeto, todo era confusión, gritos y juramentos, sin llevar modo de apaciguarse, ni se apaciguaran si al instante no entrara en el aposento el teniente de asistente, que, viniendo a visitar aquella posada, las voces le llevaron adonde era la grita. Preguntó la causa de aquellas voces; la huéspeda se la dio muy por menudo: dijo quién era la ninfa Colindres, que ya estaba vestida; publicó la pública amistad suya y del alguacil; echó en la calle sus tretas y modo de robar; disculpóse a sí misma de que con su consentimiento jamás había entrado en su casa mujer de mala sospecha; canonizóse por santa y a su marido por un bendito, y dio voces a una moza que fuese corriendo y trujese de un cofre la carta ejecutoria de su marido, para que la viese el señor tiniente, diciéndole que por ella echaría de ver que mujer de tan honrado marido no podía hacer cosa mala; y que si tenía aquel oficio de casa de camas, era a no poder más: que Dios sabía lo que le pesaba, y si quisiera ella tener alguna renta y pan cuotidiano para pasar la vida, que tener aquel ejercicio.

Download PDF sample

Rated 4.80 of 5 – based on 15 votes